Musicoterapia para bebés y niños

Musicoterapia para bebés

El desarrollo integral durante los primeros años de vida es clave para cualquier persona. Las necesidades en esta primera etapa de la vida están relacionadas con el establecimiento y fortalecimiento del vínculo padres-hijo, la comunicación verbal y no-verbal, la exploración y experimentación del entorno, la integración social y familiar, y el desarrollo de las capacidades del bebé.

La Musicoterapia consigue fomentar y desarrollar estas necesidades básicas teniendo como la herramienta principal la música y los elementos que la componen. Una de las causas de considerar la Musicoterapia tan beneficiosa para el desarrollo en esta etapa es que el bebé antes de hablar empieza a cantar, o lo que es lo mismo,  la música es uno de sus primeros lenguajes.

Integrar la música en la vida de un bebé puede ser altamente beneficioso para su desarrollo integral de las diferentes áreas. Basta con pararnos a analizar como un bebé escucha la música o responde ante ella al cambiar su estado de reposo, al balancearse, mirar, sonreír, jugar con su voz, probar sonidos…etc. Es capaz de entenderla, de interactuar a través de ella, de utilizarla como un elemento lúdico para divertirse y encontrarse mejor. Por esta razón, es importante aportar herramientas a los padres para que puedan aprovecharse de las virtudes que ofrece la música al interactuar con sus hijos.

Musicoterapia para niños

Partiendo de la teoría creada por el abordaje Nordoff-Robbins las personas nacemos como seres musicales. Este idea se fundamenta en la psicología humanista y en el instinto natural que todo tenemos a la hora de responder ante los estímulos relacionados con el sonido y la música. Por esta razón es fácil ver como con la música y los sonidos podemos provocar diferentes respuestas en los niños dándose el juego recíproco y la interacción con los demás. En Musicoterapia esto se traslada a un contexto controlado y sistematizado donde un profesional realiza un seguimiento y evaluación de lo que necesita el niño,  y con un enfoque de la intervención poco intrusiva y dirigida posible, adaptarnos de manera divertida y lúdica a sus intereses, a la consecución de objetivos, y sentirse con total libertad para expresarse. Durante la intervención será importante tener en cuenta el nivel de exigencia acorde al nivel de frustración tolerado para fomentar objetivos relacionados con la autoestima y el propio bien-estar.

La Musicoterapia permite desarrollar objetivos relacionados con la comunicación, lenguaje, capacidades psicológica para que una interacción sea efectiva, habilidades sociales, procesamiento e integración de la información musical (funciones sensoriomotrices),capacidades cognitivas,  mejorar autoestima y autoconcepto, desarrollo de la psicomotricidad…etc.